Parroquia de Santa María Magdalena

Burguillos de Toledo

     La Santa Misa en la parroquia: de lunes a sábados, a las 8 tarde. Los domingos, 12,30 mediodía. Aforo limitado     --      AVISO: A partir del lunes 26 la misa de la tarde, a las 7.-     --      La Santa Misa en la parroquia: de lunes a sábados, a las 8 tarde. Los domingos, 12,30 mediodía. Aforo limitado     --      AVISO: A partir del lunes 26 la misa de la tarde, a las 7.-     --      La Santa Misa en la parroquia: de lunes a sábados, a las 8 tarde. Los domingos, 12,30 mediodía. Aforo limitado     --      AVISO: A partir del lunes 26 la misa de la tarde, a las 7.-     --      La Santa Misa en la parroquia: de lunes a sábados, a las 8 tarde. Los domingos, 12,30 mediodía. Aforo limitado     --      AVISO: A partir del lunes 26 la misa de la tarde, a las 7.-     --
Papa Francisco confesándose
"Dios no se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón."
Papa Francisco.

Sacramento de la penitencia

Pasos para confesarse.

1.- Examen de conciencia.

Es recordar los pecados cometidos desde la última confesión bien hecha.

Para acordarse de los pecados se aconseja repasar los Mandamientos de la Ley de Dios, los de la Santa Madre la Iglesia y los deberes del propio estado.
El examen debe ser cuidadoso.

2.- Dolor de los pecados.

"El acto esencial de la penitencia, por parte del penitente, es la contrición, o sea, un rechazo claro y decidido del pecado cometido, por el amor que se tiene a Dios y que renace con el arrepentimiento".

3.- Propósito de la enmienda.

Es una firme resolución de no volver a pecar. Tenemos verdadero propósito de la enmienda cuando estamos dispuestos a poner todos los medios necesarios para evitar el pecado y huir de las ocasiones de pecar.

4.- Decir los pecados al confesor.

Debemos confesar todos los pecados mortales y conviene decir también los veniales. Se han de confesar las faltas con humildad y sencillez, confiando en su perdón.

5.- Cumplir la penitencia.

Rezar las oraciones y hacer las obras buenas que manda el confesor para satisfacer por la pena temporal de los pecados.

Para el examen de conciencia.

1.- Pedimos al Espíritu Santo que nos ilumine y nos recuerde cuáles son los pecados nuestros que más le están disgustando a Dios.

2.- Vamos repasando los Mandamientos de la Ley de Dios y los Mandamientos de la Iglesia para saber qué faltas hemos cometido contra ellos. Por ejemplo:

1er Mandamiento: "Amarás a Dios sobre todas las cosas"
  • ¿Me acuesto o me levanto sin rezar?
  • ¿Me avergüenzo de ser cristiano ante los demás?
  • ¿He creído en supersticiones?
2o Mandamiento: "No tomarás el Nombre de Dios en vano"
  • ¿He dicho el Nombre de Dios sin respeto y por cualquier tontería?
3er Mandamiento: "Santificarás las fiestas"
  • ¿He faltado a misa los domingos? ¿Cuántas veces?
  • ¿He santificado el domingo?
4o Mandamiento: "Honrarás a tu padre y a tu madre"
  • ¿He desobedecido a mis padres?
  • ¿No les he querido ayudar?
  • ¿Cómo me porto con las personas mayores?
  • ¿He perdido el tiempo en vez de estudiar o trabajar?
5o Mandamiento: "No matarás"
  • ¿He deseado que a los otros les vaya mal?
  • ¿Me he peleado?
  • ¿He dicho groserías?
  • ¿Tengo resentimientos contra alguna persona y no le quiero perdonar?
  • ¿No rezo por los que me han tratado mal?
  • ¿Me he burlado de alguien?
  • ¿He puesto sobrenombres?
  • ¿He tratado con dureza?
  • ¿He dicho palabras ofensivas?
  • ¿He hablado mal de otras personas?
  • ¿He contado lo malo que han hecho o lo que dicen de ellos?
  • ¿He escandalizado?
  • ¿Me he aprovechado de los más débiles para golpearlos o humillarlos?
  • ¿He provocado discusiones?
6o Mandamiento: "No cometerás actos impuros"
  • ¿He detenido pensamientos o deseos impuros?
  • ¿He mirado películas impuras, o revistas pornográficas o escenas impuras por televisión?
  • ¿He contado chistes obscenos?
  • ¿He hecho acciones impuras conmigo mismo o con algunas personas?
  • ¿Tengo alguna amistad que me hace pecar?
  • ¿He evitado las ocasiones de pecado?
7o Mandamiento: "No robarás"
  • ¿He robado?
  • ¿Cuánto vale lo que he robado?
  • ¿Pienso devolverlo o dárselo a los pobres?
  • ¿He devuelto lo prestado?
  • ¿He tenido pereza en cumplir los deberes?
  • ¿He malgastado mi tiempo?
8o Mandamiento: "No dirás falso testimonio ni mentirás"
  • ¿He dicho mentiras?
  • ¿He inventado de otros lo que no han hecho o dicho?
  • ¿He hecho trampas en negocios o estudios?
  • ¿He creído que Dios no me va a ayudar?
9o Mandamiento: "No consentirás pensamientos ni deseos impuros"
  • ¿He codiciado la mujer o el esposo de mi prójimo?
  • ¿He mirado a un hombre o a una mujeer de manera impura?
10o Mandamiento: "No codiciarás los bienes ajenos"
  • ¿He deseado los bienes ajenos?
  • ¿He sido envidioso?
  • ¿He sido avaro?
  • ¿He comido más de lo que necesito?
  • ¿He sido orgulloso?
Mandamientos de la Iglesia
  • ¿He comulgado por Pascua?
  • ¿He confesado denntro del último año?
  • ¿He guardado el ayuno y la abstinencia?
  • ¿He ayudado a la Iglesia en sus necesidades?

Oración

Yo confieso ante Dios Todopoderoso
y ante vosotros, hermanos,
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
por eso ruego a Santa María, siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos,
que intercedáis por mí ante Dios, nuestro Señor.

Institución del Sacramento de la Penitencia por Jesucristo

La primera y radical conversión del hombre tiene lugar en el sacramento del Bautismo: por él se nos perdona el pecado original, nos convertimos en hijos de Dios y entramos a formar parte de la Iglesia. Sin embargo, como el hombre a lo largo de su vida puede descaminarse no una, sino innumerables veces, quiso Dios darnos un camino por el que pudiéramos llegar a Él.

Como era tan sorprendente la divina misericordia dispuesta a perdonar, el Señor fue preparando a sus Apóstoles y a sus discípulos, perdonando Él mismo los pecados al paralítico de Cafarnaúm (cfr. Lc 5, 18-26), a la mujer pecadora (cfr. Lc 7, 37-50), etc., y prometiendo, además, a los Apóstoles, la potestad de perdonar o retener los pecados: "En verdad os digo: todo cuanto atareis en la tierra será atado en el cielo, y cuanto desatareis en la tierra, será desatado en los cielos" (cfr. Mt 18, 18).

Para que no hubiera duda de que los poderes que había prometido a San Pedro personalmente (cfr. Mt 16, 19) y a los demás Apóstoles con él (cfr. Mt 18, 18), incluían el de perdonar los pecados, en la tarde del primer día de la resurrección, apareciéndose Jesús a sus Apóstoles, los saluda y les muestra sus manos y su costado diciendo: "recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos" (Jn 20, 21 ss).

De esta manera, los Apóstoles y sus sucesores dentro de la Iglesia, se convirtieron en colaboradores con Jesucristo en la realización de la obra de salvación, que Él había iniciado, cumpliendo la voluntad salvífica del Padre.

Oración

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra tí, contra tí sólo pequé,
cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón,
en el juicio resultarás inocente.
Mira, en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.

Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti.